El duro entrenamiento al que se someten los futbolistas profesionales.

Está claro que para estar en la élite del fútbol se necesita un duro entrenamiento a tus espaldas. Traer el tipo, e incluso marcar goles, requiere un entrenamiento de fuerza y resistencia igual o más importante que la técnica en sí.

Este trabajo preliminar es esencial no sólo para mejorar la forma física de los jugadores, sino que también es una buena medida preventiva ante posibles lesiones y, si se producen, una recuperación más efectiva.

Los mejores jugadores trabajan con entrenadores de fuerza para construir una base sólida de resistencia y estabilidad. El entrenamiento básico para un buen desempeño en el campo consiste en cinco ejercicios diferentes.

El desarrollo de la fuerza física y la resistencia te ayudará mucho a desarrollar la confianza en ti mismo como futbolista y esto se refleja en los resultados. Si juegas al fútbol y haces fitness, liberas muchas endorfinas que te harán sentir bien y liberarán el estrés y la ansiedad, una combinación perfecta para aumentar tu confianza y felicidad, ¡incluso en la vida diaria!

Después de contactar con los profesionales de entrename.pro, nos han informado que los jugadores profesionales hacen rutinas de fuerza, entre las que destacan esta:

1. Peso Muerto

Uno de los mejores ejercicios que podemos incluir en nuestra rutina para mejorar el rendimiento en los partidos es el peso muerto. A pesar de que la fuerza de la pelota al correr y golpear se genera principalmente con los músculos del cuádriceps, los músculos isquiotibiales o femorales son extremadamente importantes porque normalmente no están comprimidos en comparación con la parte delantera de las piernas.

Los músculos isquiáticos serán de gran importancia en los movimientos de deceleración, como frenar en el sprint o al golpear la pelota, por lo que debemos reforzar esta zona si no queremos sufrir una rotura dolorosa de las fibras.

2. Sentadillas

El clásico ejercicio por excelencia para ganar fuerza, velocidad y potencia en el tren de aterrizaje. Como mencionamos en esta ocasión, la fuerza es la cualidad física a partir de la cual podemos mejorar el resto de las cualidades, por lo que construir un tren de rodaje fuerte y potente en el gimnasio nos dará seguramente un mejor rendimiento en el partido del domingo.

 

 

3. Zancadas

Además de ser un ejercicio que nos permitirá ganar fuerza y potencia, los pasos también nos permitirán trabajar con un cierto grado de inestabilidad, para tener un impacto directo en los músculos estabilizadores en su conjunto, especialmente en el glúteo central. Esto representará ventajas significativas cuando recibimos una carga o un empuje, ya que será más difícil tirarnos al suelo o perder la posición vertical.

4. Saltos a cajón

Obviamente, en un partido de fútbol tendremos que saltar, así que cuanta más potencia tengamos, más saltos tendremos, más saltos tendremos y mayor será la ventaja que tendremos cuando intentemos hacer la cabeza o despejar el balón.

Con los saltos pliométricos a la caja, trabajamos tanto la potencia del salto como la de la caída (que es casi tan importante o más que el propio salto, porque si no sabemos cómo caer tenemos una buena posibilidad de resultar heridos).

5. Elevación de gemelos

Cuando se trata de correr, uno de los músculos que menos pensamos es el de los gemelos, y que, en un deporte en el que casi siempre corremos, puede ser un error que nos lleve a una lesión.

Aunque con tacones pliométricos al cajón ya trabajaremos nuestros gemelos, la incorporación de ejercicios clásicos como la doble elevación en nuestra rutina nos ayudará a construir gemelos fuertes y robustos.

Para lograr el efecto deseado, generalmente es necesario combinar el entrenamiento cardiovascular y de fuerza con estiramientos que aporten flexibilidad. Sin embargo, el entrenamiento específico de un jugador depende de las condiciones físicas previas, ya que algunas personas necesitan concentrarse en construir masa muscular y otras en mejorar sus habilidades cardiovasculares.

Deja un comentario